Las librerias de Zaragoza informan que utilizan cookies de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Navegar en nuestra web implica la aceptación de nuestra política de cookies como elemento técnico necesario para nuestra tienda online. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en el siguiente enlace: política de cookies


Aceptar

Ajonio Trepileto jugó al béisbol en la librería Central de Zaragoza

Ajonio Trepileto jugó al béisbol en la librería Central de Zaragoza
Compartir

Humor, acción, crítica, parodia y sátira a través de uno de los antihéroes más estrafalarios de las letras actuales, Ajonio Trepileto.

Todo eso es lo que nos ofrece el escritor Miguel Ángel Buj en La sota de bastos jugando al béisbol, segunda entrega de las aventuras de Ajonio Trepileto que comenzaron con La terrible historia de los vibradores asesinos. El libro, publicado por Mira Editores, fue presentado en la Sala Cultural de Librería Central de Zaragoza por el autor turolense afincado en Huesca. Le acompañaron Joaquín Casanova, editor, y la escritora Teresa Sopeña, autora de Como héroes, La caja de gato, Libertalia y El árbol que crece al revés.

Fue Casanova el encargado de dar comienza al acto y tras él fue turno para Teresa Sopeña. Aunque se pueden leer independientemente el uno del otro, la escritora  nos recomendó, si no lo habíamos hecho ya, leer primero la historia de los vibradores asesinos y continuar con este nuevo título que no nos dejará indiferente.

Miguel Ángel Buj presentó a Antonio Trepileto como un desastre de hombre al que no se le comen los piojos porque a estos se los han comido las pulgas. Y es que estamos ante un convicto en libertad condicional al frente de un sex shop con licencia de tablao flamenco (ahí es nada). En esta nueva aventura, Trepileto se encontrará en la tesitura de jugarse todo a una carta y ahí la referencia a la baraja que encontramos en el título. Y qué mejor carta que la sota, la más baja de las figuras, para representar a alguien como Ajonio. Y qué mejor palo que el de bastos, que nos recuerda lo más primitivo, la fuerza bruta.

Un libro que destila humor cervantino. De la misma manera que todos saben que Don Quijote ha perdido la razón menos él, en los libros de Buj, todos saben que Ajonio Trepileto es un desecho de hombre menos él, que se comporta como un empresario. De hecho, Trepileto no es un apellido elegido al azar. Quiso el autor, que como Quijote, el nombre tuviera ese parecido sonoro y una terminación parecida, y como escribió Martín de Riquer en su Aproximación al Quijote, la elección de ese nombre es «un acierto de comicidad, pues mantiene la raíz del apellido del hidalgo (Quijada o Quijano) y lo desfigura con el sufijo -ote, que en castellano siempre ha tenido un claro matiz ridículo». Llamando Trepileto al protagonista de sus libros, Miguel Ángel Buj nos da a entender lo diminuto del personaje.

Para terminar, decir que en La sota de bastos jugando al béisbol encontramos un humor más agresivo del que el autor se sirve para criticar muchas de las cosas que sucedían mientras escribía. Sobre todo la corrupción, tanto la política como la particular. Y es que a todos los personajes les mueve el ansia de conseguir dinero como sea.

Un libro para reír, que tanta falta nos hace en estos tiempos que corren.

La asociación

La Asociación de Librerías de Zaragoza se constituyó en el año 1978 y es una entidad asociativa y profesional de las empresas del comercio de libro en el ámbito de la ciudad y provincia de Zaragoza. Su finalidad es la de representar, promocionar y defender los intereses de las empresas de librería asociadas, al amparo de lo establecido en las leyes vigentes del libro y del comercio.

#mislibrosenlibrerías

Agenda

Colaboradores