Las librerias de Zaragoza informan que utilizan cookies de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Navegar en nuestra web implica la aceptación de nuestra política de cookies como elemento técnico necesario para nuestra tienda online. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en el siguiente enlace: política de cookies


Aceptar

Héctor Abad Faciolince abre las puertas de La Oculta en Librería Cálamo

Héctor Abad Faciolince abre las puertas de La Oculta en Librería Cálamo
Compartir

Héctor Abad Faciolince estuvo en la librería Cálamo de Zaragoza rodeado de muchos y buenos lectores. Había ganas de que el escritor colombiano recalara por fin en Zaragoza. Perdonada la España madrastrona al haber prescrito su delito (fueron muchos los escritores colombianos que se negaron a venir a España al obligarles ésta a solicitar visado), Héctor Abad es feliz paseando por Zaragoza en la que es su primera visita. Pero la ciudad no le era desconocida. Había coincidido en el Hay Festival de Cartagena de Indias con los libreros Paco Goyanes y Ana Cañellas, y con los escritores Aloma Rodríguez, Daniel Gascón e Ignacio Martínez de Pisón. Después de ayer otros nombres retendrá ya para siempre: José Luis Melero, Antón Castro, Rodolfo Notivol, Antonio Pérez Lasheras, Ismael Grasa. Ángel Artal, y un largo etcétera de personas que no se quisieron perder la presentación.

Fue precisamente Ignacio Martínez de Pisón el encargado de hacer de cicerone ante su público en la librería Cálamo. Comenzó el escritor aragonés recordando aquella otra novela con la que Héctor Abad cautivó a miles de lectores: El olvido que seremos (Seix-Barral, 2007). En ella reconstruye de manera paciente y amorosa la vida y dedicación de su padre, Héctor Abad Gómez, a la defensa de los derechos humanos hasta el día que fue asesinado en pleno centro de Medellín por los paramilitares. Pisón contó de qué manera se sintió conmocionado al oír en la radio la grabación en la que Abad Gómez recitaba el poema de Borges que da título al libro. Fue precisamente este poema lo que hizo a Abad Faciolince escribir poco después Traiciones de la memoria (Alfaguara, 2010), con el que despeja las dudas que mostraban algunos sobre la autoría que él confería a Borges. El poema lo llevaba su padre en el bolsillo cuando fue asesinado y como dice al comienzo del libro, es una historia que no habría querido contar. «Yo no hubiera querido que la vida me regalara esta historia. Yo no hubiera querido que la muerte me regalara esta historia».

No ha sido un proceso fácil llegar a terminar La Oculta (Alfaguara, 2014). Por el camino desechó y perdió otras, pero siguió el consejo de Vargas Llosa «si lo que escribes no te gusta sigue escribiendo y escribiendo hasta que te guste». La Oculta es la historia de una familia alrededor de una finca, que es también la historia de Colombia. Tres narradores alternan sus voces en esta novela que comienza con la muerte de la madre. Su desaparición despierta una pregunta sobre el origen y otra sobre el futuro y hace que algo se rompa. De repente, la casa de los afectos, donde la familia se reunía y era algunas veces al año familia, es ahora un problema. Nadie sabe qué hacer con la casa y es en ese momento cuando surgen los pensamientos de los narradores, el momento en que está a punto de perderse el paraíso sobre el cual construyeron sus realidades y sus sueños.

Héctor Abad Faciolince nos habló de cómo trasladó a su novela esa pasión desmedida que los antioqueños sienten por la tierra. La Oculta existe pero en la novela se mezclan muchas otras fincas conocidas por el autor y en la novela vuelca muchas otras historias. Es una finca en la región montañosa de Antioquía en Colombia, y a través de ella trata de contar la historia de Jericó, el pueblo donde nació su familia paterna. Algunos de los personajes, sin llegar a ser ellos, sí están inspirados en miembros de su familia.

Una novela que habrá que leer porque como dijo Pisón, «de un hombre como él sólo se pueden esperar grandes libros».

Teminamos recordando los versos de J. L. Borges: «Ya somos el olvido que seremos./ El polvo elemental que nos ignora / y que fue el rojo Adán y que es ahora / todos los hombres y que no veremos. / Ya somos en la tumba las dos fechas / del principio y del término, / la caja, la obscena corrupción y la mortaja, / los ritos de la muerte y las endechas. / No soy el insensato que se aferra / al mágico sonido de su nombre; / pienso con esperanza en aquel hombre / que no sabrá que fui sobre la tierra. / Bajo el indiferente azul del cielo / esta meditación es un consuelo». 

La asociación

La Asociación de Librerías de Zaragoza se constituyó en el año 1978 y es una entidad asociativa y profesional de las empresas del comercio de libro en el ámbito de la ciudad y provincia de Zaragoza. Su finalidad es la de representar, promocionar y defender los intereses de las empresas de librería asociadas, al amparo de lo establecido en las leyes vigentes del libro y del comercio.

#mislibrosenlibrerías

Agenda

Colaboradores